¡Hola, soy Marta!

Soy experta en nutrición y dietética, en nutrición deportiva y entrenadora personal.  Además soy terapeuta en nutrición macrobiótica. 

¡Tú también puedes tener la salud, el físico y la vida que quieres!

Quiero acompañarte en tu proceso de cambio

Desde siempre me ha encantado el deporte, el desarrollo personal y la nutrición, pero por alguna razón no estudié ninguna de las tres cosas, nunca pensé que me pudiera dedicar a eso que me gustaba tanto, como un trabajo. Puede que influyera la idea que nos inculcan de que el trabajo es sacrificio y no es divertido. Entonces si algo te gusta mucho, no puede ser un trabajo. Así que yo estudié una carrera con «salidas». Como me gustaba el deporte, siempre lo he practicado y como me interesaba mucho la nutrición,  empecé a formarme en las dos áreas de manera privada, como entrenadora personal, instructora de pilates, nutrición y dietética, nutrición deportiva y nutrición macrobiótica. Así empecé a ayudar a personas que se querían poner en forma o perder peso con entrenamientos personales y más tarde, de manera más completa con la nutrición.

Yo siempre me he cuidado, he aplicado en mi todo lo que he ido estudiando, pero no conseguía controlar la ansiedad en determinados momentos, lo que hacía que mi peso no estuviera estable, engordando y adelgazando. Tampoco controlaba mi adicción al azúcar, lo que dificulta mucho mantener un peso saludable y un buen estado de salud. A esto hay que añadir algunos problemas digestivos muy molestos como gases o digestiones lentísimas y complicadas, de los que no me libraba. Sabía que algo estaba fallando en mi alimentación, algo estaba haciendo mal. Esto hacía que me frustrara mucho porque yo estaba aplicando lo que se suponía que era correcto y saludable.

Un momento clave en mi historia fue que dos familiares muy cercanos superasen un cáncer con la alimentación. Ahí es cuando me di cuenta de la importancia de la alimentación, así que investigué hasta que descubrí la nutrición macrobiótica y empecé a estudiarla rápidamente. Sentí la necesidad de ayudar de verdad a personas como tú, que quieren hacerlo bien, pero no saben cómo y no quieren poner en peligro su salud. Empecé a introducir este tipo de alimentación en mi vida y en pocos meses vi los cambios en mi, en mi exterior y en mi interior. Adelgacé sin darme cuenta, mis problemas digestivos desaparecieron y no necesito el azúcar. Quiero compartirlo contigo porque la nutrición macrobiótica es adaptable a cualquier persona, no restringe alimentos sino que busca un equilibrio. Es sobre todo una alimentación coherente y respetuosa con la persona y el medio ambiente. 
Ir arriba